Make your own free website on Tripod.com

pormota

Carta abierta a la Presidencia de México

Inicio
Un año...
Carta abierta a la Presidencia de México
La Asociación Alfredo Jiménez Mota
Historia de un plagio
Noticias
Contacto / Ligas

Asociación Alfredo Jiménez Mota.

México, DF, 7 abril de 2006

Lic. Vicente Fox Quesada

Presidente de la República

Francisco Daniel Cabeza de Vaca

Procuraduría General de la República

David Vega Vera

Fiscal Especial para la Atención de Delitos contra

Periodistas

 

 

Este mes se cumple un año de la desaparición de Alfredo Jiménez Mota, reportero de El Imparcial, ausente desde el 2 de abril; Raúl Gibb Guerrero, director de La Opinión, asesinado el 8 de abril, y Dolores Guadalupe García Escamilla, periodista de Estéreo 91 XHNOE, quien fue objeto de un atentado y falleció tras varios días de agonía, el 16 de abril. Todos ellos fueron asesinados el cuarto mes 2005.

 

Hace 12 meses que se conoció como “el abril negro” de la prensa mexicana aquel mes del año pasado. Entonces se vivió uno de los momentos más difíciles para el gremio informativo, pues en tan solo 15 días fueron ultimados tres de sus integrantes.

 

Numerosas protestas y reclamos nacionales e internacionales se dejaron sentir ante el incremento de la violencia en contra de los trabajadores de los medios de comunicación, así como la exigencia de que el gobierno mexicano asumiera su compromiso con los periodistas, pusiera un alto a las agresiones y profundizara en las investigaciones para sancionar a los responsables materiales e intelectuales.

 

El gobierno federal se comprometió a no escatimar esfuerzos para esclarecer estos crímenes y la desaparición de Alfredo Jiménez. Al cumplirse un año de su desaparición, le decimos Señor Presidente: Usted no ha cumplido con la promesa que hizo a la familia de Alfredo Jiménez.

 

Señor Presidente: una vez más no ha cumplido con su palabra. En los últimos tres años de su gobierno se ha registrado el mayor número de asesinatos de periodistas y ninguno de ellos ha sido resuelto.

 

Por ello, Señor Presidente, le exigimos acabar con la impunidad, dar

certeza a los familiares de los periodistas asesinados y desaparecidos y a

la sociedad de que se hará justicia.

 

Le exigimos:

Que el Fiscal Especial para Periodistas, nombrado hace 38 días por Usted, rinda inmediatamente un informe detallado y público en torno a los avances de las investigaciones que la Procuraduría General de la República ha

llevado a cabo en los asesinatos de comunicadores y los desaparecidos.

 

Se brinde solidez jurídica y recursos suficientes al Fiscal para que lleve a

cabo su tarea con eficacia y no tengamos que lamentar dentro de unos meses

el paso de un funcionario más por su gobierno. Se investiguen –a través de la nueva Fiscalía-- todas y cada una de las agresiones a periodistas y medios de comunicación en su sexenio.

 

Atentamente

 

Organizaciones

 

Asociación de comunicadores y asesores de prensa, Alfredo Jimenez Mota.

Red Mexicana de Protección a Periodistas y Medios

Fundación Manuel Buendía AC

Centro Nacional de Comunicación Social

Centro de Derechos Humanos Miguel A. Pro

Centro de Derechos Humanos “Francisco de Vitoria”, O.P.

Red Nacional de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todos”

Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos

Sindicato Nacional de Redactores de Prensa

Sindicato de Radio Educación

Sindicato de La Jornada

La foja coleta, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas.

 

Periodistas

 

Jesús Blancornelas, director fundador del Semanario Zeta

Concepción Villafuerte, directora La Foja Coleta

Eduardo Ibarra, director de revista Forum

Carlos Padilla, director de la revista Zócalo

Arturo Salinas, corresponsal de la revista Proceso

Balbina Flores, corresponsal de Reporteros Sin Fronteras

Omar Raúl Martínez, director de Revista Mexicana de Comunicación

Pablo Hernández, El Diario

Luz Corona, Radio UAG

Francisco Guerrero, El Clarín de El Sur

Alfredo Valadez

Jorge Meléndez

Francisco Castellanos

Raúl Domínguez

Isaín Mandujano

Víctor Ronquillo

Vivo se lo llevaron, vivo lo queremos de vuelta